La droga del azúcar, de la sal y las grasas.

Cuando pensé en crear un blog sobre cocina, no solo se trataba de publicar unas recetas, sino escribir sobre todo lo que rodea al mundo de la cocina, alimentos, productos, aditivos y substancias que pueden resultar perjudiciales para la salud. Ya que tengo muy claro que necesitamos comer para vivir, pero debemos de saber lo que comemos para vivir mejor. Lo que sí quiero es denunciar y también contar mi experiencia negativa con la llamada “comida basura” que me creo un grave problema de salud.
Ante todo quiero decir que yo soy una víctima más de las multinacionales y empresas que usan el azúcar, sal, el glutamato y la grasa para crear una sociedad de adictos a la comida y a la bebida con un exceso de azúcar. Así pues, a nuestro cerebro le encanta todas estas substancias, pero la ingesta abusiva nos va crear casi con toda seguridad un problema de salud con el tiempo, hipertensión, diabetes, problemas cardiovasculares etc. Además, desde hace unos años existe una guerra, entre los que queremos una comida más saludable y los grupos de presión y lobbies, que defienden todas estas sustancias y aditivos que se usan en exceso en los alimentos.
      Pero hay tantos miles de millones en juego, que se intenta influir en la vida política de un estado democrático y ahí es donde entran los grupos de presión que en situaciones concretas o sobre temas puntuales, tratan de influir, a través del uso de diversos mecanismos en las decisiones que toma el poder político y que puede perjudicar a sus intereses. En el Parlamento europeo se intenta poner límites al uso de estos productos y aditivos, pero se encuentran con la presión, oposición y la manipulación de los informes de grupos y organismos financiados por las multinacionales.
Por otro lado ¿a qué debemos la adicción a este tipo de comida? Primero, el azúcar resulta ser más adictivo que el tabaco y se considerada como la nueva droga legal. Ninguno podemos negar que, a día de hoy, el exceso de azúcar en nuestra dieta sea un problema muy serio. 
    Pero ¿realmente sabemos la verdad, con el cruce de información de las partes interesadas?, además con tanta información contradictoria es difícil a veces saber dónde está la verdad, muchos estudios confirman que el exceso de azúcar está relacionado con enfermedades y otros dicen que en el azúcar no está el problema.
    Por otro lado, existen estudios que hablan de otras sustancias también presentes en la comida más adictiva que el azúcar: la sal, el glutamato y la grasa. Mientras que la grasa entraría dentro de un complicado cuadro que explica que los alimentos calóricos (con muchas calorías) nos provocan cierta necesidad de consumir más y más debido a que nuestro cerebro le encanta todas estas substancias. 
Los efectos del exceso de sal podrían ayudar a explicar muchas enfermedades cardio vasculares y de hipertensión y ¿por qué existe el trastorno alimenticio de la adicción a la comida?. El glutamato es un neurotransmisor muy potente y esencial en nuestra vida. Su papel en los circuitos neuronales, de hecho, podría explicar algunos síntomas de la adicción. En combinación con otros factores (fisiológicos y psicológicos) podrían ayudarnos a entender qué ocurre en nuestra cabeza cuando no podemos parar de comer, además vi un reportaje en televisión sobre este tema y da escalofríos. Estos productos es lo que hace que cuando cómenos ganchitos o patatas fritas…no podamos parar hasta acabar con la bolsa.
Y para finalizar, yo no entiendo de estudios científicos y de lo que se hace en los laboratorios con un sinfín de productos sintéticos que acaban en nuestra dieta. De lo que sí puedo hablar es de mi experiencia; Por circunstancias de la vida, tuve de ocuparme de la casa, de comprar, cocinar, aparte de trabajar. Aprender a llevar una casa, tener que hacerme la comida y además trabajando “fue demasiado para mí”. Así que busqué la solución fácil pizzas, hamburguesas y comida industrializada etc.  En muy poco tiempo subí más de 40 kilos, diabético del tipo 2, colesterol, hipertensión y físicamente estaba hecho polvo. El tener que renovar el carnet de conducir me salvo la vida, ya que para que me lo renovaran tenía que ir al médico y si el médico certificaba que estaba siguiendo un tratamiento para bajar de peso y corregir todos mis problemas de salud, me lo renovarían…y así fue. 
Con una dieta de 2000 calorías, ejercicio y mucho sacrificio, conseguí quitarme los kilos de más  y volver a mi estado normal. Además hice un curso de cocina, aprendí a comer bien y a comer sano; aprendí a comer con moderación y en mi dieta  entraban las verduras, frutas, legumbres, cereales, pescado y aves con muy poca grasa, en general mi dieta era y es la mediterránea. Dejé fuera los alimentos procesados y muchísima carne, muchísimos azúcares y grasas añadidos y cereales refinados, dejé muchísimo de todo aquello que consideraba que no me beneficiaba y no me he arrepentido para nada, ahora me siento genial..

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caldo sustancioso.

Caldo de pescado a la antigua.